Habitación infantil en colores turquesa: características, fotos.

Un brillante, interesante, agradable a la vista y un color turquesa que mejora el estado de ánimo en el vivero ayudará a crear un interior elegante que coincida con la edad del niño, centrado en “madurar” con él.

Este color se combina con casi todos los demás tonos, puede ser intenso o, por el contrario, delicado, pastel. Parece una gran combinación de tonos turquesa de saturación variable, complementados con colores neutros. El turquesa se puede utilizar en la decoración de interiores de casi cualquier estilo, combinado con madera y metal, vidrio y plástico.

La habitación de los niños de color turquesa se verá diferente según la iluminación, ya que este color tiene la capacidad de cambiar según la temperatura del flujo luminoso. Esto debe ser considerado al desarrollar un diseño. Tal habitación nunca se cansará, siempre será diferente, y siempre será interesante para el niño.

Turquesa: el color del agua de mar y el cielo tropical, crea una sensación de amplitud, la habitación parece estar saturada de aire y luz, las paredes se "separan" e incluso una habitación pequeña parece ser gratuita.

El vivero en tonos turquesa puede pertenecer tanto a un niño como a una niña, este es un color universal que es conveniente usar si el dormitorio pertenece a dos niños de diferente sexo a la vez.

Combinaciones de color turquesa

El turquesa puede ser el principal, pero no puede ser el único color en el diseño interior. Debe combinarse con otros colores, así como con distintos tonos y saturaciones. Entre la amplia variedad de combinaciones de colores permitidas para el turquesa, se debe prestar especial atención a lo siguiente:

  • Blanco

La combinación de turquesa en el vivero con blanco, quizás la más exitosa. Funciona para ampliar el espacio, aumentar el volumen y, de hecho, ambos no pueden ser superfluos en una habitación destinada a un niño. Por el contrario, cuanto más amplia es la habitación que se le asigna, mejor se desarrolla el niño, su imaginación funciona mejor y se manifiestan habilidades creativas. Si la habitación del bebé es pequeña, el blanco y el turquesa pueden ser la combinación perfecta.

La turquesa como fondo, complementada con detalles en blanco y accesorios, creará una atmósfera brillante fabulosa, y al mismo tiempo una sensación de aislamiento, seguridad, que es muy beneficiosa para la psique de un niño pequeño. La sala infantil turquesa, en la que el color principal es el blanco, y la turquesa se utiliza en accesorios, una opción clásica para los niños de la escuela y la adolescencia. Esta combinación contribuye al desarrollo de habilidades creativas, mejora la capacidad de aprender.

  • Naranja

Ambos colores son brillantes y tienen muchos tonos diferentes. Esta es la principal dificultad de usar el par naranja-turquesa. Sin embargo, los tonos seleccionados correctamente ayudarán a crear un diseño muy interesante, que se distingue por su originalidad. Por lo general, para una habitación infantil en tonos turquesa, se seleccionan los detalles en naranja suave o el complemento de naranja jugosa con turquesa blanqueada.

  • Verde claro

La turquesa va bien con tonos de verde claro y hierba verde. Estos son colores similares, y su combinación está bien complementada con tonos neutros: beige, blanco, marrón claro. El color verde agrega equilibrio, crea una sensación de paz y comodidad.

  • Rosa

Las chicas, como saben, aman todo lo que es rosado, por lo que el color turquesa del vivero, destinado a la niña, se puede complementar con el rosa. Ambos de estos colores tienen un efecto positivo en el sistema nervioso, y algunos tonos de rosa tienen un efecto calmante. Al igual que en el caso de la naranja, es necesario seleccionar cuidadosamente los tonos, el tono azul turquesa se combinará mejor con el rojo y el rosa, y los tonos verdes con los tonos de melocotón.

  • Marrón

Marrón y turquesa son una combinación de colores "equilibrada" que creará un ambiente tranquilo en el vivero. Por ejemplo, un techo y un piso blancos se pueden combinar con muebles de color marrón oscuro y turquesa, esta combinación es bastante elegante y permisible en varios estilos.

Guardería turquesa para niños.

La habitación infantil turquesa para un niño, por regla general, está diseñada en un estilo marino. El turquesa se complementa con azul, azul, blanco, azul, amarillo, rojo y naranja como colores de acento. El piso y los muebles son generalmente de madera, el color de la madera natural. Diseño del sujeto elegido para adaptarse al niño: puede ser un mitin en el desierto o un laboratorio submarino.

Guardería turquesa para niñas.

Los niños en colores turquesa, destinados a una niña, se hacen con más frecuencia en colores rosa, beige, blanco y gris. La combinación de turquesa con blanco y tonos claros de madera ayudará a crear un interior de luz clásico que se adapte a una niña.

Bebe turquesa para recién nacidos.

Loading...

Deja Tu Comentario